jueves, febrero 01, 2007

CONFESIONARIO O LO QUE MÁS ODIÉ EN LA INFANCIA: ¡¡¡LAS LAVATIVAS!!!

He de confesar… que durante la mitad de mi vida sufrí de estreñimiento; ¡vaya tema! Creo que tiene que ver con el ocio del verano.

Y esto me trajo varias complicaciones y retorcijones de guata, no por el estreñimiento en sí, sino que producto de los remedios para atacarlo…

He de confesar también, que tuve una mamá (Q.E.P.D.) aficionada a la fitoterapia[1]. En consecuencia, en mi más tierna infancia conocí muy de cerca y por detroit los lavados o lavativas.Como dicen por ahí… que la mente con el tiempo sólo recuerda las cosas buenas, por ende, estos tratamientos los había borrado casi completamente de mi memoria, hasta que mi hermano mayor, el Peri, me sugirió que escribiera un post sobre este tema.

La verdad es que me daba un poco de vergüenza y pudor, pero como la hiperventilación la lleva este verano, ahí va la confesión…

Como les decía he padecido de estreñimiento la mitad de mi existencia. Recuerdo ocasiones en que llegué a pasar casi una semana y más días sin obrar[2], es decir, sin cagar, ¡¡¡ufff!!! Pobres intestinos. Sobre todo en viajes: de vacaciones de verano y de invierno invitada por tíos, primos o amigas, etc.

Cuento corto, mi mamá controlaba muy de cerca esta conducta biológica, y al primer síntoma de fiebre o dolor de guata me hacía la pregunta de rigor:

-¿Has hecho caca?
- Sole niña (mintiendo): sí que hice, pero no me acuerdo cuándo.

…Y ahí empezaba el martirio… Mi mamá en un dos por tres y en un tres por dos preparaba el lavado ad hoc y yo mientras tanto me arrancaba hasta el fondo del patio.

-¡Solcita! ¡Solcita! –oía, mientras me ocultaba en mi escondite favorito arriba de un nogal-; es por tu bien, bla, bla, bla…

Cuando lograba encontrarme, me empujaba al segundo piso de la casa y me recostaba en su cama de medio lado (v. imagen)… Yo cuando veía el recipiente y sentía el olor a manzanilla y otras hierbas, fruncía mis cachetes que no eran, precisamente, los de la cara, jajajja!!!
Ahí seguía el suplicio… sentía poco a poco como el agua tibia recorría mis intestinos y comenzaban los retorcijones de tripas… - ¡Mamá! ¡Mamá! Ya no aguanto más… ¡Por fi! Déjame ir al baño…
- ¡Solcita! Si no llevas casi nada, te queda tan sólo la mitad…

Y yo mientras tanto… venga, apretando los dientes y los cachetes para no dejar… literalmente la cagada…

Después cuando ya no daba más me iba corriendo al baño y la explosión de mis intestinos se sentía en toda la cuadra de la 1 Oriente (entre 5 y 6 norte). Claro, que era una explosión con olor a manzanilla… Luego, venía el descanso… y el alivio…

…Con los años aprendí a buscar remedios menos tortuosos a mi estreñimiento[3], los cuales eran muy sencillos, pues pasaba por ordenar mis comidas y ponerle atención al llamado de mis tripas. ¡Ah! Y lo más importante, dejar de tenerle miedo (asco) a los baños[4]

En fin, eso fue lo que más odié en mi infancia ¿Y para ustedes que fue lo más odiado? ¿Ah?


[1] Personajes míticos de Hollywood también han sido asiduos a estos tratamientos de medicina alternativa, como es el caso de la genial Marilyn Monroe.
[2] Me río de este eufemismo tan chileno, pa’ no decir con todas sus letras, c-a-g-a-r, la cual era por mí muy escuchada en mis constantes visitas al pediatra.
[3] El 73% de las mujeres chilenas sufren de estreñimiento.
[4] Del colegio, de la universidad, del trabajo, de la casa de mis amigos, etc.


15 comentarios:

Sole Vargas dijo...

ATENCIÓN!!!,
Este es un post apto sólo para personas con cero asco, porque las palabras claves serán: estreñimiento, escrementos, orines... jajjaja!!!

Anónimo dijo...

P
R
I
M
E
R
O
!
Sole gozadora,
Chuta, iba tan bien la orto_grafía, hasta que le agregaste un auto comentario. Se escribe "excrementos". Una décima menos, alumna :P
Ultra coprolálica tu confesión, poh!
Qué puedo aportar a este tema?
Ya me acordé, pero que de aquí no salga...
Sí, claro...
Cuando iba en primero básico, no me aguanté las ganas y por tímidez no pedí permiso para ir a "la faena", así es que me cagué ahí mismo nomás poh :_(
Por suerte me sentaba al lado del compañero gordito y le echaron la culpa a él. Pobrecito, y yo obvio que jamás lo exculpé, NICA :P
Se descubrió mi explosión fecal recién en el auto de vuelta a casa. Super comprensivos en mi familia todos de mi vergüenza: no pararon de reírse en una semana! :_(
¿Me estás pagando con la misma moneda tanto tiempo sin tener el honor de un comentario tuyo en mi bló?
:D
Bear hug,
Eleu

M. Vera dijo...

pucha que asco, la verdad es que me dio verguenza ajena leer sobre el tema de su estreñimiento que no se si a alguien realmente le importa.
Me recomendaron este blog dicendo que era tan interesante, es primera vez que entro, no soy del mundo universitario ni se escribir bien pero si tengo que dar mi opinión por lo que acabo de leer, ésta dejaría mucho que desear. Está bien que escriba libremente lo que quiera pero no sea tan chula. Disculpe si la ofendo pero me vine al centro a buscar internet porque en mi casa no tengo, hace un calor espantoso, me cuesta plata y no tengo ganas de leer sobre cagadas ajenas. Ni siquiera le veo la parte cómica, lo siento.

PerNa! dijo...

Profe! tanto tiempo desde la última vez que la vi en el mall...ojalá esté teniendo unas mu buenas vacaciones =)

le dejo muchos saludos

Anónimo dijo...

su progenitora nunca probó con algo menos invasivo??? yo creo q en esos tiempos demás había algo parecido al Ciruelax...


en todo caso, buenísima su historia, hay que tener agallas para soportar aquellos martirios, y más para confesar haberlos sufrido.


saludos desde la calurosa y amodorrada comuna de La Cruz.

Sole Vargas dijo...

Eleucito, jajajjajja!!! muy oportuno su comentario, sucede que de noxe se me juntan las letras y como soy piti_poti, escribo, a veces, re-mal. Al igual que tus papás yo tb. todavía me estoy riendo de tu historia. Ah! Y el que no te comente, tiene que ver con mi desconexión, recuerda que me conecto gracias al Gala y al viento favorable...Y si no se dan estas variables, no hay conexión con el mundo blogger.


******
M.Vera, no sé si eres hombre o mujer, así que lo trato en neutro, por eso es que puse la aclaración: Este es un post apto sólo para personas con cero asco, porque las palabras claves serán: estreñimiento, escrementos, orines....
Creo que no leyó la advertencia y confió demasiado en la persona que le recomendó este blog, porque aquí jamás encontrará cosas interesantes ni relevantes, si no todo lo contrario. Además, el texto tiene que ver con lo más odiado de mi infancia, y no tiene por qué ser del gusto de todas las personas. Lo hice a petición de mi hermano mayor, que tampoco es del mundo universitario, y tb. por las personas que votaron por él. Ahora por qué escribo lo que escribo, lea:
por qué escribo
Y gracias por dejar su registro escritural, y que lá$tima que haya malga$tado $u dinero.

******
Antiperna, ya volviste, pensé que todavía andabas de viaje, ya te visitaré en tu blog. Gracias por tus saludos.

*****
Angelillo caído al litrillo, mi madre (Q.E.P.D.), probó con todo lo que tenía a su alcance, pero parece que esta era la medicina más efectiva. Y que lo siga pasando xanxo!

Dr. Sabotaje dijo...

Yo que Ud, me preocuparía por sondas o chips de control, instaladas subrepticiamente durante alguna sesión, (a lo Scully, pero no en el cuello...)

Tengo entendido que eran muy populares en esa época. Por eso de la Guerra Fría y el plástico y todo eso...

Ángel caído (al litro) dijo...

Encuentro de una profunda estrechez mental eso de encontrar un texto malo simplemente porque no se condice con la norma o porque no se parece a algún texto rancio repleto de moralidad y buenas intenciones (que generalmente forman parte del plan de lectura de los colegios).

Qué triste que haya gente que encuentra que Carlos Cuhautemoc (o cómo se escriba) es un escritor de respeto, y que piense que autores como Vargas Llosa merecen el fuego eterno por escribir sobre putas y la vida cotidiana de las personas.

Y si M. Vera quiere realmente escandalizarse, le sugiero visitar http://akgar.blogspot.com

disculpe la intromisión pero me da rabia la estrechez mental de muchos.


saludos, y gracias por citarme.

hateful dijo...

totalmente de acuerdo con Ángel caído (al litro(). sólo agrego al punto que del mundo universitario del cual tanto se ufanan algunos de considerar como la fuente prima del saber esl el mismo al cual pertenecen una serie de personajes retrógradas que que poco y nada hacen por cambiar el estado de las cosas.como las reglas dictatoriales que enmarcan a este supuesto mundillo de amplitud de ideas, así que no inflen tanto la U que no es la gran maravilla. Por lo demás cada uno es libre de escribir y leer lo que quiera.

Respecto al tema en cuestión me acuerdo de una vez que era chico y mi vieja hizo porotos, a mi me cargan esas legumbres así que no me las comí en respuesta me las tiraron por la cabeza. todavía veo como los fideos caen sobre mi uniforme.

pd Sole de verdad que no entiendo tu comentario, ya que no suelo meterme a ningún blog de personas de la u, aparte del suyo y de uno que otro de mis compañeros; por lo demás nunca he ocupado la plataforma del blogger en los mismos términos de la vida diaria.

bueno en fin... es un tema que me gustaría conversar personalmente con usted.
saludos.

Engendra Bipolar dijo...

Saludos
jaja buen post, me gusta eso de confesar cosas sin pudores ni verguenzas después de todo 73 de cada 100 niñas sufren este problema... según tus estadísticas, lo que no es poco... en un tiempo también sufrí de este problema, pero creo que era producto del stress, la mala alimentación y por sobre todo mala conducta de evacuación (que siutica jaja) o sea no hay que tenerle asco a los baños o al menos no sacrificar tus intestinos por un baño sucio.
consejo útil, hierbas (no, de la buena no)... hay hierbas especiales ahora no recuerdo el nombre jaja en fin. abrazos buen blog chaucito.

Mix dijo...

Finalmente estoy de vuelta... y qué buen post!!! También sufrí de lo mismo y contínuo a sufrir de estreñimiento (a veces le doy la culpa a la caca que tengo tanta guata).
Lo que más odié cuando chica? Las comidas. Nunca me gustó comer (eso vino después con lo de venirse a Italia), me sentaban y no me hacían parar de la mesa hasta que comiera almenos algo de carne y harta verdura. Pero como no quería ni por las moscas comer, hacía pequeños bultos de comida en las servilletas y las ponía debajo de la mesa, bultos que mi nana Nolfa se dedicaba a desaparecer cuando mis papás me dejaban irme a mi pieza... Algún día hablaré de esto en un post.
Besoooooooooooooooos

gonzalo dijo...

por dónde camina tu alegría esta tarde?

acaso al otro lado de mi ventana?

Juan Carlos Morgado dijo...

Tengo la suerte de no padecer ningún malestar físico, todavía.


y no lo encontré asqueroso el post, es la realidad escrita por tí... en este mundo hay cosas asquerosas que mejor ni nombrarlas


cuidate y quetengas buen día

Sole Vargas dijo...

Dr.Sabotaje, yo creo q' algún chip debo tener instalado por ahí, jajajaj!!!

******
Angelillo, coincido plenamente con usted; ahora bien, creo que lo sucedido tiene q' ver con horizonte de expectativas del lector.

******
Hateful, ya conversaremos en vivo y en directo sobre mis y sus impresiones. Ah! Y me lo imaginé con el plato de porotos en la cabeza debe haberse visto un tanto cómico ¿o no?

******
Engendra bi..., gracias por tu visita, yo fui a tu espacio, pero solo encontré tu perfil, pero no pude acceder a tu blog.

*******
Andreiña, Tal como lo señalé creo que esto del estreñimiento en las mujeres tiene que ver con una cuestión de socialización; hasta q' uno logra hacerse un lavado mental y le deja de tener asco y miedo a los baños ajenos. Ah! Y ya sé a quién salió el José entonces, jajajaj!!!

*******
Gonzalo, mi alegría esta tarde o esta madrugada va en dirección al sure.

*******
Juan Calos, ya volviste??? Y coincido contigo en que yo tampoco encuentro taaan asqueroso el relato, si traté de ser lo más sutil posible, pero en fin, así es la vida, no se le puede dar el gusto a todas las personas.

Desde Huamaxuco s/n

abel dijo...

por si no sabias, Michael Jackson era un acerrimo aficionado a las lavativas, le producian, o le producen, un placer extremo. Era o es como una droga para su ano.
Solo un dato.