sábado, marzo 18, 2006

UNO más en la larga lista de cesantes...¡Mañana serás tú!


DECLARACION
Cuarto poder del Estado, constructores de imagen, asesores de contenido, reporteros, investigadores.

Muchas han sido las acepciones para el ejercicio del periodismo. Pero pocas han sido las consideraciones hacia los profesionales que existen tras cada periodista.
Esta semana asistimos a otro atropello laboral. Al de un periodista, un reportero sin oficina, sin teléfono fijo, sin contrato, que no obstante todas las dificultades impuestas, desempeñaba su labor en forma muy destacada.


Nueve años al servicio de un medio de comunicación con tradición y prestigio no fueron suficientes para asegurar la fuente laboral.

Radio Cooperativa explica la medida como una decisión editorial.


Entonces emergen las dudas, cómo es posible que una empresa comunicacional de tal envergadura disponga para la Quinta Región el tener durante nueve años a un periodista del mejor nivel, trabajando sin sueldo base, sin contrato, remunerando sus servicios por volumen de despachos radiales generados.


Se trata de un sistema laboral perverso que por casi una década mantuvo a un trabajador laborando siete días a la semana, ofreciendo objetables arreglos para optar a días de descanso o seudo vacaciones. Un escuálido vínculo laboral de honorarios, sin previsión ni salud.

Esta misiva es una expresión de repudio, indignación y perplejidad ante la medida adoptada por Radio Cooperativa, que con setenta años de existencia mantiene políticas laborales míseras de sueldos bajos y condiciones de trabajo de fantasía.

Una situación que en la Quinta Región asoma ribetes vergonzosos ya que desata la fórmula de una empresa que descansa en el patrimonio de todos los chilenos promoviendo que uno de sus reporteros opere en dependencias del Congreso Nacional ahorrando con ello arriendo de oficina, secretaria, teléfono, fax y otros.


No obstante lo anterior, Radio Cooperativa, así como lo proclama su slogan fue “más allá” y definió el despido de Alejandro Ruz.


Sus desvelos, vigilias, entrevistas y golpes periodísticos de nueve años han sido borrados del mapa radial de Cooperativa.


No habrá indemnización ni finiquito, no habrá despedida de compañeros. Fue un último día de trabajo, levantando la grabadora, captando una cuña, despachando la nota.


Al menos quedó dignidad en el periodista expulsado.


Dirigida al Ministro del Trabajo y Previsión Social, Valparaíso, 17 de marzo de 2006.
Firmada por 51 periodistas y camarógrafos.


Cuando uno se entera de estos hechos NO se puede quedar de manos cruzadas, pues esto que hoy le ocurre a un colega, lamentablemente NO es nada nuevo bajo el sol. Si no que por el contrario, es una práctica que está ocurriendo cotidianamente en nuestros medios de comunicación: inseguridad laboral y atropellos a la dignidad de las personas.

Además, cuando uno piensa, como educadora y formadora de nuevos periodistas, se da cuenta que les estamos "vendiendo ilusiones", pues la realidad es bastante funesta. En el presente hay muy pocos trabajos dignos y pueden pasar años para encontrar un sitio más o menos decente.
A qué sociedad de la igualdad de derechos estamos asistiendo cuando después de estudiar, y más encima endeudarse con la universidad, es casi imposible encontrar un trabajo para vivir dignamente y poder satisfacer las necesidades más básicas: salud, alimentación y protección social. ¡Mañana puedes ser tú!
¡Basta ya!

P.D. ¡Pásala!

16 comentarios:

Adriano Herrero dijo...

I read over your blog, and i found it inquisitive, very interesting.

Vanyar dijo...

No tenía idea de la carta, pero si de lo del lamentable despido. Agregué este comunicado a mi blog.

Fuerza Jano

Nos leemos

Sole Vargas dijo...

Gracias Mareo, esa es la idea que esto lo podamos difundir por todos lo medios, y obviamente, en los propios.

Loreto González dijo...

Y, lamentablemente, este tipo de prácticas en nuestro país (Chile) no son sólo propias de la empresa privada.

Muchos profesionales que sirven al Gobierno de Chile trabajan en condiciones que no son aceptables y que se generan a partir de contratos a honorarios por periodos que se extienden por más de seis meses. Este tipo de relación contractual genera una altísima inseguridad laboral, falta de previsión, posibilidad de cortar el "contrato" sin las garantías de un mes de aviso o pago de indemnizaciones por años de servicio…

La legislación vigente impide ampliar fácilmente la plana de trabajadores del área pública, lo que obliga a buscar caminos alternativos que, a su vez, resultan poco protectores del trabajador.

Nos indignamos ante la falta de equidad y hacemos de esta problemática un discurso, pero no hemos sido capaces de generar un espacio de debate público o ciudadano en torno a estos temas. Un debate que efectivamente nos permita analizar esta problemática desde la perspectiva de, por ejemplo, el profesional capacitado que se esfuerza a diario por hacer un buen trabajo y que, de la noche a la mañana, puede ser despedido y dejado a su absoluto abandono.

Nuestra sociedad se debe a sí misma este espacio de reflexión y, naturalmente, se la debe a sus trabajadores.

Gracias Sole por aportar en este diálogo tan necesario.

Loreto González Jansana

Sole Vargas dijo...

Gracias Loreto por tu participación y tus palabras... No sabía que me leías. Este espacio ha sido mi rincón del desahogo...
te recomiendo que visites también el de mi aGüelita,que es más deslenguado, y a veces, más travieszzzo: www.travezurazanamoreno.blgspot.com


Saludos traviesos!!!

danypé dijo...

A veces el trabajo periodístico (del que poco sé hasta el momento), parece cualquier cosa menos 'trabajo'.

Típico: cuando cuento que estudio periodismo, más de alguien dice "te vas a morir de hambre". Tal vez a los dueños de los medios les pareció bonita esa frase, y decidieron adoptarla como política en sus diarios, canales, etc.

Independientemente del drama de quienes son despedidos o -peor aún- contratados bajo condiciones de trabajo miserables (tema que no es menor)... bien por los que continúan estudiando o trabajando en el área a pesar de la adversidad.

Saludos a la casi-doctora ;)

Anónimo dijo...

Hola Profe
¿Sabe? somos muchos estudiantes quienes ya captamos cómo se maneja el mercado laboral para los periodistas. Un trabajo tan necesario como a la vez, tan menospreciado. "Shaa si te dedicaste a puro escribir"...como si fuera fácil.

Lamentablemente, nuestra pega debe ser una de las que más "rifleros" atrae, los cuales captan los auspicios pero entregan un servicio bastante pobre ayudando a la degradación de nuestra pega.

Igual, no se preocupe x vender ilusiones. Cada vez son menos los ilusos, pero somos más los dispuestos a dar la pelea XD.

Saludos, profe
Germán Toro (VAGABUNDO)

Mix dijo...

VENGUENZA!

Loreto González J. dijo...

He visitado el de tu aGüelita… pero me sumerjo en él (lo que es bueno) y olvido mis obligaciones laborales (lo que es malo, para mi empleador al menos).

Te leo, paseo por el Barrio Gótico contigo, me alegro por el nacimiento de Ios hijos de tus amigos… y siento que el tiempo y la distancia no son tantos.

Un abrazo

Frígida Musical dijo...

Que vergüenza, que pena y que abrumador es volver a encontrarse con una situación como esta que ya no me produce asombro...por todo lo que ya me ha contado mi pequeña gran hermana, y lógicamente lo siento desde mi profesión que también provoca inquietud en las diminutas mentes arribistas de esta sociedad tercermundista...con la diferencia que ustedes los periodistas están abundando a causa de que su carrera ha sido utilizada con fines comerciales de todas aquellas universidades privadas que uno puede encontrar debajo de una piedra...porque asumamos que la educación está a un milímetro de convertirse oficialmente un negocio y mientras sea así LA CARRERA DE PERIODISMO SEGUIRÁ SIENDO UNA ALTERNATIVA RENTABLE PARA EL MERCADO...Y lamentablemente vamos a continuar contemplando el aumento masivo de periodistas que no sabrán dónde podrán encontrar un campo laboral digno y responsable...

Sole Vargas dijo...

¡Qué pena! Esto NO sólo ocurre en los medios de comunicación chilenos, sino que también en otras instituciones como en la universidad. ¡Es una lástima!
"¿Chile es un país de igualdades?" Me pregunto y a al mismo tiempo, me doy cuenta que es una vergüenza. Pues en este país hay ALGUNOS QUE SON MÁS IGUALES QUE OTROS!!! Puaj!!!

yo-claudio dijo...

Lo peor es que parece no haber salida...

yo-claudio dijo...

Yo también hago clases y no creo vender ilusiones, de hecho, soy muy claro con mis alumnos diciéndoles que la cosa, "afuera", está muy difícil. Ello, obviamente, no significa que crea que e sbueno tener tantas universidades y tantos estudiantes... simplemente deberían estudiar los realmente buenos.

Anónimo dijo...

Hola, Carnívora, recuerda meterte en nuestro blog Historias de sexo de gente común... en tu e-mail están las coordenadas...
atentamente, tus amigos carnívoros

godines-al-poder dijo...

Pensé que en medios tan "reconocidos" esto no pasaba, pero me parece que los resquicios laborales seguirán siendo parte del mundo del trabajo.

Paradojal que una radio que siempre se ha jactado de defender y buscar la "verdad" haga uso de estos arreglines.

Espero que el gremio periodistico se haga parte de esta queja y de esta pequeña campaña por nuestros derechos, que no son ni mas ni menos que los de los demas.

Fuerza colega, me tomo la libertad y la patudez de llamarlo asi, ya que siempre estare de parte de todo aquel que se sienta mancillado en sus derechos.

Eleu dijo...

yo aplaudo a los jóvenes franceses que salen a protestar para que estas cosas no pasen.
sole: pa que veai las cosas que hace un negrito poh, jaja.
no me atrevería a un calendario full monty, no con este cuerpo por lo menos :P
Bear hug,
Eleu